¡Dejé de fumar!

      Cuando éramos niños, tanto mi hermano como yo detestábamos el humo del cigarro. Recuerdo que les pedíamos por favor a papá y mamá que no fumaran en la mesa, o en el cuarto donde estábamos. Pero las adicciones tienen esa peculiaridad de separar al adicto del mundo que lo rodea quitándole la …