Acompañar el ocaso

Mi madre se despierta más dolorida que de costumbre. Como es usual, no recuerda sus sueños, pero debe haber soñado algo que la angustió. Empieza a llamar: ¡Hola! ¿Hay alguien?

—Buen día mamá. —Me presento en su cuarto.

Se sorprende, quizás de darse cuenta de que soy el hijo. Siempre tengo la precaución de saludarla de mañana llamándola mamá. Sé que cuando despierta, aunque sea de una breve siesta, suele estar confusa y trata de disimularlo. Ahora sabe que soy el hijo.

—¡Buen día hijo querido! ¡Que linda casa! ¿Nosotros vivimos acá?

—Sí mamá, nos mudamos porque te gustan las plantas y para que estés mas cerca de Andrea (mi hermana).

Ah…—se queda pensativa—. Me duele todo el cuerpo, ¿tengo gripe?

—No mamá, como  dice tu yerno, tenés un “problema del alma”

— ¿Que?

—Del alma-naque  🙂   hace muchos años que naciste, por eso te duele. —Se ríe.

—¿Cuantos años tengo?

—Suficientes para estar jubilada y olvidarte de las cosas.

—Ay ¡pero tengo que limpiar la casa! (angustiada)

En este punto tengo dos caminos, le digo que hace tres años que perdió esa capacidad y ni siquiera puede barrer porque se fatiga, pierde el equilibrio y se cae, o me aprovecho de su memoria deficiente para darle paz. elijo la segunda opción:

—No mamá, ayer limpiamos toda la casa, ya no hace falta limpiar hasta el martes.—Ella sonríe aliviada, contenta, y con la apaciguadora sensación del deber cumplido. Mira una vez más con orgullo la casa limpia.

—Ay ¡que suerte porque hoy me duele todo! 

Ya cumplió con su deber y puede recostarse para apaciguar el dolor de la artrosis de columna.

La invaluable ventaja de las lagunas de memoria es que se pueden llenar con cualquier cosa, no importa que sea o no real, lo que la tranquiliza es que allí no haya un hueco porque eso significaría que una parte de su historia, una parte de ella, se perdió.

2 comentario

  1. Guille que hermoso que hayas decidido ponerlo en papel y más hermoso que estés acompañando a tu mamá en esta etapa. Te mando mi cariño.

    • Gracias Carolina por tus comentarios. He decidido compartir estos momentos y no descarto publicar quizás, porque hay mucha gente a la que le toca vivir situaciones similares y quizás algo de esto pueda servir para ambas partes, la persona mayor y su familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: